martes, 12 de abril de 2016

Poesía para llevar en inglés














Para la actividad “Poesía para llevar” en inglés se ha seleccionado en esta ocasión un poeta clásico, Lord Byron, George Gordon Byron, sexto barón de Byron (Londres, 22 de enero de 1788- Mesolongi, Grecia, 19 de abril de 1824), fue un poeta inglés considerado uno de los escritores más versátiles e importantes del Romanticismo. Se involucró en revoluciones en Italia y en Grecia. Allí, un día yendo a caballo bajo la lluvia, se resfrió y los médicos, para su curación, le pusieron dos sanguijuelas en la sien para remediar la fiebre. Viendo que no funcionaba, le colocaron más sanguijuelas alrededor de todo el cuerpo. Así perdió dos litros de sangre y murió en menos de veinticuatro horas.

Era un admirado poeta y político liberal, hasta que debió dejar su Inglaterra natal por la escandalosa relación con su media hermana, de la que nació una hija. Nunca más volvió: luego de vivir en Italia, se comprometió con la causa independentista griega, y murió enfermo en Messalonghi a los 36 años. Hombre de vida intensa y polémica, fue el modelo que usó Polidori -su médico- al escribir "El vampiro", el cuento que creó el personaje de vampiro atractivo y aristócrata que hoy conocemos. 


George Gordon Byron, según un cuadro de Thomas Phillips de 1813

Su poesía denota el estilo de la época, contando historias largas con paisajes mediterráneos que hoy en día no calzan con el gusto común. Pero también hay poemas aislados, ajenos a todo costumbrismo, en los que es posible palpar su exquisito lirismo. Esos poemas, y la libertad y voluntad con que vivió su vida son los que hacen destacar su vida y su obra.

El siguiente texto es la traducción del poema elegido titulado So, We'll Go No More a Roving... (No volveremos a vagar…), estando a disposición de quien lo desee en la 6ª del edificio de Interfacultades, sede del CULM, en su idioma original. 



NO VOLVEREMOS A VAGAR...
Así es, no volveremos a vagar
Tan tarde en la noche,
Aunque el corazón siga amando
Y la luna conserve el mismo brillo.
Pues la espada gasta su vaina,
Y el alma desgasta el pecho,
Y el corazón debe detenerse a respirar,
Y aún el amor debe descansar.
Aunque la noche fue hecha para amar,
Y demasiado pronto vuelven los días,
Aún así no volveremos a vagar
A la luz de la luna.

                                                     Lord Byron (1788-1824)